Preguntas Frecuentes

Qué es una pareja interconfesional?

Es la unión entre dos personas de diferente herencia religiosa y/o cultural. Formar una pareja siempre implica trabajar para encontrarse en las diferencias y más allá de ellas. Cuando las diferencias de origen incluyen cultura, etnia, religión se suma un trabajo adicional para la pareja, para el que no siempre esta preparado para afrontar. Shaar se propone asisitir a las parejas formadas por un miembro de la pareja de origen judío con otro de origen no judío en todas las areas en que encuentren dificultad por el perfil multicultural.

Por qué la constitución de parejas interconfesionales es un tema tan difícil para la mayoría de los judíos?

El número de judíos en el mundo es relativamente pequeño comparado con otras religiones y culturas. Hay solo alrededor de 13.000.000 de judíos en él, lo cual es menos de ¼ de 1% de la población mundial. Alrededor de 6.000.000 de judíos viven en EEUU 5000000 en Israel. El resto debido a que son una ínfima minoría y a las persecuciones está muy sensible a las influencias de las otras religiones.

Qué puede hacerse para ayudar a criar a niños en una casa interconfesional?

Es muy importante recordar que la responsabilidad de criar a los niños en una casa interconfesional, especialmente en el área de desarrollo espiritual- religioso es mejor cuando es compartida. Un ambiente contenedor, que reconozca la diversidad de origen es particularmente importante cuando se elige criarlos en una de las dos culturas.

Cómo pueden hacerse mas tolerables las tensiones que la interconfesionalidad trae a las relaciones de pareja?

Las dificultades que suelen tener las parejas interconfesionales suelen ser del mismo tipo de las que tienen parejas no interconfesionales. Relación con la familias de origen, decisiones en cuanto a los hijos, etc… lo mejor es asegurar los canales de comunicación abiertos y aceitados, y ser cada uno el soporte del otro en el momento necesario. Tengan en cuenta que los sentimientos de pérdida y nostalgia pueden aparecer, igual que dudas y temores.

Es necesaria la conversión para ser aceptado en la comunidad judía?

Halájicamente (según la ley judía) se denomina judío el nacido de vientre judío. El movimiento reformista y el reconstruccionista desde 1970 aceptan también la definición patrilineal. Se da la bienvenida a no judíos a participar en muchas instituciones judías, pero la definición de judío implica un acto. Una elección. Un rito de pasaje. Ese acto es el que en castellano se conoce con el término conversión. Término poco feliz. El término hebreo es "GUIUR" que quiere decir "habitar". El no judío vendría a declarar después de haber estudiado de que se trata, que es su deseo "habitar" con los judíos. Esa declaración se hace frente a un tribunal rabínico que evalúa su auténtica disposición a hacerlo.

Qué dice la Torá acerca de los casamientos interconfesionales?

La Torá incluye distintas posturas en relación a la constitución de parejas interconfesionales. Hay declaraciones en contra de los matrimonios mixtos y posiciones positivas. En Deuteronomio 7: 1-3, la Torá dice, "… No te emparentarás con ellos: no darás tu hija a un hijo de ellos ni una hija de ellos tomarás para tu hijo. Por cuanto ella apartará a tu hijo de Mí y este servirá a otros dioses...." Esta referencia contra el matrimonio mixto se basa en la noción que esto llevará al individuo a abrazar otra religión. Por otro lado la Torá también propone ejemplos positivos de casamiento interconfesional. Moshé se casó con Tzipora, que era la hija de un sacerdote Midianita. Ruth, la abuela del rey David, de quien vendrá el mesías, era Moabita. La reina Esther, que salvó a los judíos del malvado Haman en la historia de Purim se casó con el rey persa no judío Ajashverosh. Iosef se casó con Osnat la egipcia. Cada shabat los padres judíos bendicen a sus niños nombrando a Efraim y Menashe, hijos de José con Osnat la egipcia, que fueron aceptados por Iaacob como sus propios hijos. La prohibición de casamiento interconfesional es para preservar el Judaísmo. los casamientos Interconfesionales-culturales no son un fenómeno moderno. Los encontramos en la Biblia. Es inevitable, especialmente en una sociedad donde judíos y no-judíos trabajan juntos y socializan sin barreras. La prohibición no lo frenará. El mandato de preservar el judaísmo sigue vigente. Los modos para lograrlo son los que deben ser repensados.